Xavier Blanquet (SabadellUrquijo): “La inversión en formación es crítica para el negocio de banca privada”

“Si hay algo que siempre nos diferencia en el negocio de banca privada son las personas”, por eso “la inversión en formación es crítica”. Son declaraciones del director de Negocio de Banca Privada de SabadellUrquijo compartidas durante la primera mesa redonda celebrada en la conferencia sobre este segmento de inversión organizada con motivo del décimo aniversario del Think Tank de BNY Mellon Investment Management, una iniciativa en colaboración con FundsPeople, en la que, además, se ha presentado el I Barómetro de altos directivos en España.

Preguntado sobre las áreas donde más recursos se van a destinar en los próximos cinco años, además de la formación, Xavier Blanquet también indica otras dos grandes áreas. Por un lado, todo aquello que les ayude a ser más eficientes en los procesos para “contrarrestar la presión que vamos a tener en márgenes” y, por otro, herramientas para mejorar la experiencia de los clientes.

En relación con la eficiencia de procesos “la inteligencia artificial nos puede ayudar muchísimo”, señala reconociendo al mismo tiempo que en la última milla, en la relación cliente – banquero, “que es lo que nos hace diferentes, su aportación será limitada”. Por ello, lo importante son las personas y la formación, insiste, para tener “una élite de banqueros que sean excelentes asesores”.

3 aspectos que marca la regulación

En la mesa redonda identifica tres elementos de la normativa Retail Investment Strategy (RIS) que van a impactar en la banca privada. El primero tiene que ver con “el hecho de que desde que se publique la regulación, en un trienio se ha planteado hacer un balance para prohibir de forma total las retrocesiones. No solo hay que mirar el gap que tenemos hoy con la RIS, si no que la revisión de las retrocesiones en unos años nos obliga a todos a hacer una reflexión sobre nuestros modelos de negocio y de asesoramiento y, por tanto, de cómo vamos a competir en el futuro”, explica Blanquet.

En segundo lugar, si se aplican los benchmarks que indica el value for money, “supone una limitación de los ingresos para los fabricantes que también se van a transmitir a los distribuidores”. Es necesario tener “un mayor detalle de cómo se va a aplicar, puesto que puede suponer un cambio radical en la industria. Si se implementa tal y como está, pensamos que beneficiaría a gestoras grandes y a la gestión pasiva”, advierte el director de Negocio de Banca Privada de SabadellUrquijo.

El tercer aspecto, “menos preocupante”, son elementos que ya estaban en MiFID II y que sufren modificaciones en sus requerimientos como, por ejemplo, el test de conveniencia y el de idoneidad o los contenidos de comunicación y marketing.

En este nuevo marco, todos aquellos servicios por los que ya se paga de forma explícita, como, por ejemplo, la gestión discrecional de carteras o el asesoramiento independiente serán los más beneficiados.

En conjunto, lo más relevante para el directivo de SabadellUrquijo es “la reflexión estratégica que nos invita a hacer la nueva regulación”.

Desaparición de los umbrales

Xavier Blanquet considera que los umbrales de entrada a los servicios de banca privada se van a ir difuminando y que la inteligencia de negocio está ayudando a entender qué quieren y valoran los clientes. En consecuencia, se producirá una mayor segmentación de los inversores en función de sus características y preferencias.  

Ahora bien, eso no se traduce en una democratización de los servicios, a su juicio. De hecho, dice que la Retail Investment Strategy no solo no va a contribuir a ello, sino que “depende cómo queden configurados determinados elementos puede desincentivar la prestación del servicio de asesoramiento a determinados segmentos”.

Click to read XXXVIII edición del Think Tank BNY Mellon
Compartir en:

Noticias Relacionadas