Fernando Ruiz (BBVA): “La regulación favorece y fortalece el modelo de asesoramiento y de gestión discrecional de carteras”

El tsunami regulatorio que está viviendo el sector financiero con el objetivo de democratizar las inversiones es visto con cautela, cuando no recelo, por buena parte de la industria. Sin embargo, desde BBVA se aporta una mirada positiva y se considera que el segmento de banca privada no va a salir tan perjudicado”.

Son palabras de Fernando Ruiz, director de Banca Privada en España de BBVA, compartidas en la mesa redonda “Los retos para la banca privada en España: normativa y expectativas de crecimiento” celebrada durante el décimo aniversario del Think Tank BNY Mellon Investment Banking, evento organizado por la gestora del banco estadounidense en colaboración con FundsPeople y en el que se ha presentado el I Barómetro de altos Directivos en España.

A su juicio, el marco normativo “favorece y fortalece el modelo de negocio de ejecución, que está basado en el asesoramiento y en la gestión discrecional”, ya que la norma aboga por una mayor transparencia en los costes “y eso es bueno para el cliente y para la industria al garantizar una independencia en la gestión en los productos que ofrecemos”.

Si bien, a nivel de sostenibilidad considera que la normativa “no ha sido muy clara en el tiempo”, ya que “no podemos pasar de cero a cien. Esto es un proceso largo y no existe la demanda que podríamos esperar, pero es cierto que los equipos de gestión y cómo lo realizan está empezando a cambiar”, recalca.

Inteligencia Artificial

Además de la regulación, otro aspecto que va a marcar el rumbo del sector en los próximos años es la digitalización, algo en lo que la entidad se ha convertido en referencia. “Cada vez hay un menor uso de dinero en metálico lo que nos empuja a ser más eficientes en los procesos. Eso obliga a que los servicios de banca privada sean digitales, también para tener una excelencia de servicio, no solo de cara al cliente, sino también para atraer y retener el talento”, ha afirmado Fernando Ruiz.

A nivel de Inteligencia Artificial, la entidad lleva tiempo aplicando esta tecnología que les permite “conocer mucho más al cliente y poder satisfacer mejor sus necesidades, adaptándonos a ellos y personalizando los servicios”. Así, por ejemplo, la IA ayuda a BBVA a identificar a inversores que no son usuarios de banca privada pero que, “por sus gustos, su manera de invertir y perfil de riesgo, sí son potenciales beneficiarios de la propuesta de valor de banca privada y de tener un banquero especializado”, enfatiza Fernando Ruiz.

Asimismo, los algoritmos de inteligencia también son empleados para dotar de más información tanto al banquero como al cliente a nivel de reporting, operativa y facilidad de contacto, entre otros.

“Otro tema también muy relevante es la seguridad en la información, en el almacenamiento de los datos, donde la tecnología es básica en este negocio y sin ella no podemos avanzar”, reconoce, a la vez que añade que también es fundamental para compensar la presión en márgenes.

Servicio 360

En paralelo a la mejora de servicios personalizados gracias a la digitalización y con la vista puesta en la merma de ingresos por las limitaciones regulatorias en los incentivos, el foco de la entidad es ofrecer una gestión integral que les permita dar un servicio 360 más allá de productos específicos de inversión.

“En banca privada tenemos una ventaja y es que, además de servicios propios de la división también ayudamos a hacer transaccionalidad personal o para las empresas de los clientes, facilitamos banca de inversión, acceso a otros mercados… para hacer que la relación con el cliente sea más amplia”, destaca Ruiz.

El banquero también recuerda que el usuario de banca privada es un perfil que se mantiene fiel durante muchos años y cuya relación se extiende a las segundas y terceras generaciones, “a quienes hay que adaptarse a sus maneras de invertir”, señala. 

Para que todo lo anterior sea posible, el equipo de profesionales “es lo más importante”. Por ese motivo, Fernando Ruiz subraya que “hay que seguir dotando al servicio de banqueros, de herramientas para que tengan la mejor información y de formación”.

Click to read XXXVIII edición del Think Tank BNY Mellon

 

 

 

Compartir en: